Webcams eróticas, un negocio redondo